Conoce la vida del hombre que ha ayudado a más de 500.000 africanos

0
196
Hombre que ha ayudado a más de 500.000 africanos

Algunos lo conocen como la versión masculina de la Madre Teresa de Calcuta, pero para otros es un total desconocido. Sin duda sus acciones bien valen algún reconocimiento, así que no esperes más para conocer la increíble historia del Padre Pedro Opeka.

Con 22 años y recién ordenado como sacerdote visitó por primera vez Madagascar donde trabajó durante 15 años como misionero en Vangaindrano, una ciudad del sur. En 1989 se contagió de malaria y tuvo que viajar a la capital, Antananarivo, para tratarse. Lo que el Padre Opeka vio allí cambió su vida: pobreza en estado puro, familias con muchos hijos viviendo en un basurero, madres que habían perdido a 6 o 7 hijos, chicos muriendo de frío en invierno.

El Padre Pedro Opeka luchó contra la pobreza y favoreció la reinserción de las personas
El Padre Pedro Opeka luchó contra la pobreza y favoreció la reinserción de las personas

Entonces decidió crear una asociación de ayuda humanitaria con el nombre de Akamasoa (“buenos amigos” en el idioma de Madagascar). Su objetivo era luchar contra la pobreza y favorecer la reinserción de las personas. Empezó creando un sitio para que los niños pudieran jugar y educarse. Luego creó una cantera a partir de una montaña de granito y creó una empresa de abono en el mismo vertedero. Con su formación de albañil ayudó con sus propias manos a mejorar las viviendas de la gente y luego continuó construyendo escuelas, hospitales y con ellos creó puestos de trabajo.

Es complicado cuantificar la ayuda otorgada pero aquí van algunos números para mostrar el gran número de personas que se han beneficiado de los actos del Padre Opeka. Se calcula que más de 500.000 personas en una situación precaria han recibido alguna ayuda de la asociación Akamasoa, siendo más del 60% mujeres solteras con sus niños. En las viviendas construidas viven más de 17.000 personas y en los colegios estudian cerca de 9.500 niños.

Ha sido nombrado “Caballero de la Orden Nacional de Madagascar”, tiene el título de la Legión de Honor de Eslovenia y ha sido declarado como Oficial de la Orden del Mérito Nacional en Francia. Además ha sido propuesto en varias ocasiones como candidato para el Premio Nobel de la Paz, aunque hasta ahora nunca ha sido premiado. ¿Lo será algún día? Sin duda sería una forma oficial y pública de reconocer la inquebrantable y continua vitalidad del pastor a la hora de ayudar a miles de personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*