Consejos para combatir el cabello graso

0
64
Foto de pixabay.com

Tener el cabello grasoso se trata de un proceso natural que da un aspecto descuidado y antihigiénico con el que es difícil convivir. Para entenderlo mejor debes saber que tus glándulas sebáceas se encuentran en las raíces de tu cabello, estas provocan la secreción de la grasa capilar, que puede ser beneficiosa para la fibra capilar, pues es un humectante natural que combate la resequedad y hace que el cabello se vea saludable y suave. Cuando tus glándulas sebáceas producen grasa excesivamente tu cabello lucirá grasoso. Esto no sólo no se ve bonito, sino que puede causar la pérdida excesiva de cabello y la aparición de caspa.

El cabello graso puede ser hereditario, puede ser el resultado de malos hábitos alimenticios, causa de un cuidado del cabello inadecuado o la toma de algunos medicamentos, también puede variar según los cambios climáticos, el estrés o los estados hormonales.

Si has probado mil fórmulas y trucos para eliminar la grasa de tu cabello y no han dado resultados, algo debes estar haciendo mal, si siguiendo estos consejos tampoco tienes beneficios, deberás consultar a un dermatólogo para que pueda recetarte medicamentos que regulen la secreción de las glándulas sebáceas, o los productos específicos para cuidar tu cabello.

Con los cuidados adecuados, tu etapa de cabello graso pasará al recuerdo

Lávalo con frecuencia. A pesar de que muchas personas tienen la falsa creencia de que lavarse el cabello estimula la producción de las glándulas sebáceas, esto es falso, los expertos recomiendan lavar el cabello graso muy a menudo, todos los días si resulta necesario, y realizando un masaje para tratar de eliminar toda la grasa capilar en un solo lavado. Las glándulas sebáceas se activan con mayor velocidad en las noches, por lo que resulta mejor, lavar el cabello en la mañana, con agua fría o tibia, pues la caliente puede ser contraproducente y con productos que no sean cremosos como el silicón, que sólo le dará un aspecto más grasoso.

Dile no al estrés. El exceso de grasa hará que tu cabello y tu cuero cabelludo estén sensibles, pero si a esto le sumas el estrés lo terminarás de tumbar de tu casa. De este modo, es prudente que evites el secador, los moños muy apretados y las trenzas.

Dos cosas que no pensaste que aumentaban el problema son el cepillo con el que desenredas tu cabello y el acondicionador, el primero se encarga de repartir la grasa capilar por tu cabello, por lo que es mejor que uses un peine. El acondicionador, el enjuague y las cremas para peinar aumentan la producción de grasa, además tu cabello no necesita tanto de su uso como el cabello seco.

No cepilles tu cabello cuando está seco, pues estarías multiplicando la grasa, otra manera de hacer que tu cabello luzca más grasoso es tocándolo con las manos, pues toda la grasa y suciedad de las manos pasarán a tu cabello y lo engrasarán más.

Fuente: ve.emedemujer.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*