Efecto Pinocho: Adiós mentiras

0
152
Efecto Pinocho. Foto: www.brasilpost.com.br/2014/04/24/descobrir-mentiras_n_5205182.html

Quizás llegue a tu mente la famosa historia de Pinocho, un muñeco de madera que cobra vida y que cuando dice mentiras le crece la nariz. Si eres de esas personas que dices mentiras sin preocuparte mucho de las consecuencias, en este post te contamos acerca del “Efecto Pinocho”, porque no es ficción, cuando mientes tu nariz te delata.
Según los estudios, cuando una persona miente la temperatura de la nariz aumenta o disminuye, así como también varía su temperatura corporal en la zona del músculo orbital, en la esquina interna del ojo. Esto es lo que han descubierto dos investigadores de la Universidad de Granada y lo han denominado el “efecto Pinocho”.

Diversas investigaciones parecen confirmar que, al mentir, segregamos unas sustancias químicas llamadas catecolaminas, que provocan la inflamación de los tejidos internos de la nariz.
Una hinchazón que hace que aumente el ritmo de nuestra respiración, lata más deprisa el corazón y se eleve la presión sanguínea.

Un conjunto de reacciones fisiológicas que termina generando un picor en nuestro apéndice nasal y que provoca que nos la frotemos para calmarlo.

Para determinar esto han utilizado la termografía, una técnica basada en la detección de la temperatura de los cuerpos que se aplica a multitud de áreas como la industria, la construcción o la medicina. Se ha usada para medir con mayor precisión la pérdida de energía de los edificios o determinar enfermedades respiratorias en ganado bovino. En la Segunda Guerra Mundial se utilizaba para detectar a los enemigos.

Se trata de un síntoma que los psicólogos tienen muy en cuenta, a la hora de juzgar si un individuo miente o no. De hecho, para muchos de ellos, es más revelador, incluso, que la propia respuesta.
Así que la próxima vez piensa mejor antes de decir una mentira, quizás a quien se la estás diciendo está observando tu rostro y tus gestos.

Seamos mejores personas y que la sinceridad sea parte de nuestra vida cotidiana.

¡Hasta Pronto!
Fuente: Revista Digital QUO/ ABC.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*