La violencia en la política

0
105
Foto de pixabay.com

 

Político colombiano, proclamado candidato presidencial por la convención del partido liberal, el 18 de agosto de 1989.  En plena campaña, sufrió un atentado mortal en la plaza de Soacha, al sur de Bogotá.

Su participación política en el país se caracterizó por la rebeldía y la crítica constructiva, se comprometió sobre todo a combatir la corrupción y el clientelismo, e intentó modernizar los partidos políticos y las instituciones colombianas.

Su mayor reto, no obstante, fue enfrentarse al narcotráfico y su penetración en la sociedad colombiana, con lo que se convirtió en el blanco de la violencia promovida por los capos de la droga, a quienes se les atribuye la autoría intelectual de su asesinato

En 1970, el presidente Pastrana lo nombró ministro de Educación. La corta edad del ministro resulta casi escandalosa y recuerda las audacias con las que el presidente López Pumarejo asombraba a sus contemporáneos. La actividad del joven ministro fue impresionante, de sus dos años en el cargo resultó un balance de extraordinarias realizaciones.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

En 1979 ingresó en la política activamente y fue elegido senador de la República por Santander. El 30 de noviembre de ese año fundó el movimiento Nuevo Liberalismo, como una alternativa política dentro del partido liberal, apoyado por Álvaro García Herrera y Enrique Pardo Parra, quienes lo habían acompañado durante su brillante actuación parlamentaria, en la que se destacó en un debate sobre las minas de El Cerrejón.

Como metas fundamentales, el nuevo movimiento fijó una serie de puntos: una nueva dimensión de la independencia nacional, resaltando una política exterior dirigida a la construcción de un nuevo sistema de relaciones internacionales, apoyando la multiplicación de asociaciones de tipo regional y por la unificación de América Latina y la demarcación de una política cultural de carácter democrático, basada en un proceso de recuperación de los valores culturales.

En 1988, la convención nacional del liberalismo en Cartagena aceptó la idea lanzada por Galán de convocar una consulta popular para la democratización del partido. El 6 de julio de 1989, el liberalismo unido lanzó la candidatura presidencial de Galán, quien nombró a César Gaviria como su jefe de campaña.

Cuando, el 18 de agosto en plena campaña, Galán subió a la tarima de oradores de la plaza de Soacha (teniendo la seguridad del triunfo), fue asesinado.

En el Cementerio Central de Bogotá, durante el sepelio en el que cientos de miles de personas acompañaron el féretro, su hijo Juan Manuel encomendó las banderas de su padre a César Gaviria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*