Por qué no prosperan las fusiones de empresas

0
56
Foto de pixabay.com

En la actualidad, es impresionante ver tantas fusiones que fracasan, cuando al principio muchas de ellas se vislumbraban como grandes ideas. Las fusiones que no prosperan suelen ser casos súper extraños, aunque posibles, ya que se tratan de dos corporaciones, dos cabezas con visión de negocio, con estrategias y planes de acción bien estudiados y corroborados gracias a la experiencia.

A pesar de lo extraño que puede resultar un fracaso en la fusión empresarial, existen formas de diagnosticar los errores más comunes que hacen inviable lograr el éxito de la fusión corporativa. Te decimos cuáles son en este artículo.

 El papel soporta todo

Quizás haya una proyección interesante que promete ser una buena oportunidad de reinversión, pero no siempre sucede tal cual la proyección. Existen factores que deben ser tomados en cuenta para desarrollar una buena estrategia que permita obtener las ganancias estimadas en el tiempo considerado para lograr la meta.

Resulta poco lógico pero probable que los empresarios de las empresas funcionadas hayan establecidos parámetros para obtener los beneficios esperados en determinado tiempo, pero no consideraron una crisis económica o la imposibilidad, por ejemplo, de importar la misma cantidad de materia prima para la producción anual.

Mayor tamaño pero mala administración

Probablemente, de la fusión se haya creado una nueva promesa de negocio mucho más seguro y prometedor, a través de una corporación que aparenta ser más sólida y con una estructura física y humana mucho más grande.

Sea cual sea el origen de la fusión; ya sea por absorción o por creación de una nueva corporación, no tiene sentido pretender hacerla mucho más grande si los gastos serán mucho mayores y la situación de liquidez seguirá siendo un problema.

El problema del factor humano

Para Emprendedoresynegocios.es, “las fusiones de empresas funcionan (…) rara vez en la práctica, y el motivo es que el factor humano es algo impredecible. Por muchos estudios legales, financieros, o económicos que se hagan la parte humana es difícil de medir y de prever.”

En este sentido, el tipo de fusión es primordial para tener una idea de los efectos humanos que pueden generarse en esta nueva situación empresarial. Por ejemplo, en el caso de la absorción, los empleados tienden a ser renuentes con las nuevas políticas de la empresa nueva y quienes lo hacen, es porque adoptan una suerte de sumisión.

Cuando se trata de una nueva compañía conformada, en cambio, los problemas del recurso humano tienden a incrementarse debido a que la directiva tiende a cambiar y las decisiones emanadas por la nueva junta pueden interferir con el trabajo de años de los empleados.

Fuente: Emprendedoresynegocios.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*